17 dic. 2016

La energía solar es ya la manera más barata de generar electricidad

La firma de asesoría financiera Lazard, nos ofrece una instantánea a través de su décimo análisis anual de los costes normalizados de la energía sin subsidios para el año 2016, en su informe LCOE 10.0, en el que la firma considera que los costes de la energía solar están cayendo más rápidamente que otras fuentes de energía, y están facilitando, además, fuertes caídas en los costes de almacenamiento.



El informe muestra que los costes fotovoltaicos en las instalaciones a gran escala se abaratan un 11% hasta una banda de precios entre 46 y 61 dólares por megavatio-hora (MWh), con los costes de las instalaciones de película fina ligeramente por debajo de los costes de silicio cristalino.

Evolución de los costes de la electricidad (€2015/kWh). 

Esto coloca a la tecnología solar fotovoltaica a un coste inferior a todas las tecnologías de combustibles fósiles, entre los que las centrales de ciclo combinado de gas ofrecen los más baratos, en una banda que fluctúa entre los 48 y los 78 dólares / MWh. Este es el segundo año en el que Lazard ha informado de que la generación fotovoltaica a gran escala es más barata que la de los ciclos combinados de gas o cualquier otra fuente de combustible fósil. También sitúa a la fotovoltaica a un coste inferior a la mitad del coste de la generación nuclear y gracias a nuevos proyectos e inversiones ahora es más económico realizar proyectos solares que eólicos.

El análisis también pone a la energía solar comercial e industrial en la azotea (C & I) en una banda entre los 88 y los 193 $ / MWh, y muestra que los costes de la solar residencial han registrado una caída del 26% hasta una banda de 138 y 122 $ / MWh. Esta es, con mucho, la mayor disminución de costes registrada de cualquier tecnología.




El coste normalizado sin subsidio del almacenamiento 2.0 revela que el coste de las baterías de ion-litio ha registrado una caída en 2016 de entre el 11% y el 24%, dependiendo de la aplicación.



Lazard hace observar que los costes de almacenamiento pueden seguir cayendo de manera importante a medida que aumente el despliegue de esta tecnología, y cita a “fuentes de la industria” que predicen que el coste de las baterías de litio caerán cerca de un 40% en los próximos cinco años.

Esto podría significar potencialmente la sustitución de las plantas de respaldo. “Si las proyecciones de la industria se materializan, algunas tecnologías de almacenamiento de energía pueden desplazar una parte importante de la futura generación de respaldo de gas, lo cual permite potencialmente una mayor integración de la generación renovable”, señala el informe.