11 abr. 2017

El primo de Rajoy sigue de asesor en Moncloa

Lo de este Gobierno y el cambio climático comienza a ser de falla mayor, de traca de las buenas, de las de Valencia por San José. Rajoy no ha cambiado ni un ápice. Sigue igual que hace 10 años, cómodo, en la posición más negacionista del cambio climático.


Rajoy va de verde, pero es más negro que el carbón. Para muestra varios botones que dejan a España a la altura del betún.

Lo primero de todo. La ratificación del Acuerdo de París. Reducir las emisiones un 40% es un objetivo que España no tiene pinta de cumplir si no se pone las pilas. La ratificación llegó tarde, casi fuera de tiempo. Primer síntoma de que el cambio climático importa bien poco en La Moncloa. Están a otras cosas.

Segundo botón. España aumenta las emisiones de CO2 mientras sus socios europeos las reducen. Un reciente informe del ESADE saca los colores a España y al Gobierno de Rajoy. Pero en Moncloa lo ignoran. Da igual.

Tercera muestra. España es uno de los países europeos que más trabas está poniendo para que no se cumpla el objetivo de reducción de emisiones. Es de los países que menos esfuerzos está realizando para cumplir con los objetivos.

Aunque parezca una cosa baladí. España es de los pocos países europeos que no ha multado a Volkswagen por el fraude de las emisiones. Al primo de Rajoy y al presidente les da igual que contaminen más. Al menos Bruselas les ha llamado la atención.

Otra muestra más. Los PGE 2017 han traído consigo una reducción de la partida en la lucha contra el cambio climático. Esto es lo que menos se entiende de todo, o al revés, con esto se deja claro que el primo de Rajoy campa a sus anchas por los jardines de la casa del presidente.


¿Cómo puede un Gobierno como España, quinta potencia europea, en plena lucha contra el cambio climático dedicarse a reducir la partida presupuestaria? ¿No debería ser al revés? Es más, ¿cómo desde la UE se permite a un país hacer esto si se quiere abanderar la lucha contra el cambio climático?

Ya está bien. Espero que al menos lea la carta que le han enviado una veintena de expertos sobre el rumbo que hay que coger para acelerar la transición energética y profundizar en la descarbonización del país.

Descarbonizar es reducir las emisiones, no aumentarlas. Descarbonizar es ir acabando poco a poco con el carbón como fuente de energía. Descarbonizar es apostar de verdad por las renovables. Descarbonizar es no poner trabas al autoconsumo, el modelo de generación del futuro. Descarbonizar es hacer un plan para cambiar el modelo de transporte hacia uno más sostenible. Apostar por el coche eléctrico y otros combustibles alternativos. Descarbonizar es penalizar al que contamina, así dejará de hacerlo. Descarbonizar es todo lo contrario a lo que usted y su Gobierno llevan haciendo.

Autoconsumo y prevaricación