29 abr. 2017

Semillas de la transición energética democrática

El concurso del Germinador Social ha premiado, en ésta su primera edición, a 5 iniciativas con una dotación de 4.500€ y un premio especial del público de 2.500€. Los galardonados han sido las cooperativas Ecotxe, Som Mobilidat y Azimut, la Asociación SEBA y el Ayuntamiento de Puente la Reina-Gares. Ecotxe (Palma de Mallorca) y Som Movilidad (Mataró) son dos cooperativas de reciente creación que pretenden reducir la contaminación en sus ciudades, el número de vehículos privados y la ocupación del espacio público por parte de éstos, creando una comunidad de personas que use y gestione vehículos eléctricos compartidos.

Por su parte, la cooperativa Azimut-360 Renovables (Barcelona) ha sido premiada por su proyecto de unificación de consumos eléctricos en una comunidad de vecinos, orientado a la gestión común de la energía y a la implantación de un sistema de autoconsumo compartido. Esta iniciativa cuestiona el actual decreto de autoconsumo 900/2015 en el que se prohíbe algo tan sensato y necesario como que vecinos y vecinas de un bloque de pisos compartan una instalación solar fotovoltaica.

“Eeeepa!” es el nombre del proyecto de la Asociación SEBA que se centra en la formación y el empoderamiento energético de la ciudadanía a escala de barrio. Pretende crear una cooperativa de agentes energéticos de barrio que ayuden a las familias y a los negocios a ahorrar energía, a comprender sus recibos y a realizar instalaciones de autoconsumo en sus viviendas y locales, a través de un plan de inserción de personas desempleadas.

Gracias al injustificable marco regulatorio que tenemos, es seguro que todas estas iniciativas, tan honestas, hermosas y sensatas, así como las otras 30 que se presentaron al concurso, tendrán que superar infinidad de obstáculos para materializarse. Pero, así como hace 6 años parecía imposible que una cooperativa de no lucro como Som Energía llegara a quitarle al oligopolio los 50.000 clientes que tiene, hoy tenemos que apostar por estos proyectos. De manera que, con más razón si cabe, cuidémoslas y plantemos más, pues sus frutos nos pueden traer las semillas de un futuro donde la energía sea de todas y de todos.