8 may. 2018

Así afectan los autobuses eléctricos en China al consumo mundial de petróleo


La movilidad eléctrica ha dado pasos de gigante en China durante los últimos años. La adopción de vehículos propulsados por motores que no lanzan emisiones está siendo vertiginosa en el país asiático. Prueba de ello son los 16.000 autobuses eléctricos que la ciudad de Shenzhenha puesto en circulación en sus calles.

Detrás de este despliegue visible se encuentra una operación de mayor envergadura. El número de autobuses eléctricos en China sería ya de 300.000 en 2016, si se atiende a un informe elaborado por la Agencia Internacional de Energía. Esta información combina bien con los datos de Bloomberg New Energy Finance, que indican que, cada cinco semanas, las ciudades chinas añaden 9.500 vehículos de cero emisiones. Entre ellos hay, evidentemente, coches e incluso motos, como parte del fomento de movilidad eléctrica.

Pero centrándonos en los autobuses eléctricos en China, Bloomberg ofrece una orientación: representan el 17% de la flota del país. Y en el gigante asiático hay muchos autobuses. Por eso también se estima que el 99% de los autobuses eléctricos del mundo están en China. Son cifras apabullantes. Tanto que no pueden dejar de influir en el consumo mundial de petróleo.

Desde Bloomberg calculan que en estos momentos los autobuses eléctricos en China están ahorrando a las ciudades hasta 279.000 barriles diarios. Y, de paso, una buena cantidad de emisiones en las urbes.