16 may. 2018

La acción contra el cambio climático puede crear 24 millones de empleos hasta el 2030

La OIT ha publicado un nuevo informe que, bajo el título World Employment and Social Outlook 2018: Greening with Jobs, afirma que la acción para limitar el calentamiento global a 2 grados centígrados dará como resultado la creación de 24 millones de nuevos puestos de trabajo a nivel mundial para el año 2030 si se implementan las políticas adecuadas, una cantidad de puestos de trabajo suficiente para compensar con creces la pérdida de seis millones de empleos en otros sectores de la economía.


Se crearán nuevos puestos de trabajo mediante la adopción de prácticas sostenibles en el sector de la energía, incluidos los cambios en el mix energético, la promoción del uso de vehículos eléctricos y la mejora de la eficiencia energética de los edificios.

“Los hallazgos de nuestro informe subrayan que los trabajos dependen en gran medida de un entorno saludable y de los servicios que brinda. La economía verde puede permitir que millones de personas superen la pobreza y proporcionen mejores medios de subsistencia para esta y futuras generaciones. Este es un mensaje de oportunidad muy positivo en un mundo de opciones complejas “, dijo la directora general adjunta de la OIT, Deborah Greenfield, en la presentación del informe.

Otros hallazgos clave
  • La mayoría de los sectores de la economía se beneficiarán de la creación neta de empleos: de los 163 sectores económicos analizados, solo 14 sufrirán pérdidas de empleo de más de 10.000 empleos en todo el mundo.
  • Solo dos sectores, la extracción de petróleo y el refino de petróleo, muestran pérdidas de 1 millón o más empleos.
  • Se generarán 2,5 millones de empleos en el sector eléctrico renovable, lo que compensará la pérdida de unos 400.000 puestos de trabajo en la generación de electricidad a partir de combustibles fósiles.
  • Se pueden crear 6 millones de empleos mediante la transición hacia una “economía circular” que incluye actividades como el reciclaje, la reparación, el alquiler y la refabricación, reemplazando el modelo económico tradicional de “extracción, fabricación, uso y eliminación”.