5 ene. 2017

Llega una nueva era a la electricidad: el informe del MIT que confirma el cambio de modelo

¿Cómo será el sistema eléctrico del futuro? ¿se extenderán como la pólvora las instalaciones de autoconsumo y el almacenamiento de energía, será la generación distribuida la que domine, se mantendrá el status quo actual?

Pues ni una cosa ni otra, todas a la vez. Al menos eso dice el informe “Utility of the future” presentado por MIT Energy Initiative, que además señala a las tecnologías de la información y a la digitalización del sector como claves para permitir un consumo de electricidad más flexible y eficiente, ya que permitirá una mejor visibilidad del uso de la red y un mejor control de los sistemas de energía.

Según el estudio, los consumidores ya se enfrentan en la actualidad a una elección sin precedentes respecto a cómo obtienen su energía y a cómo controlan su consumo de electricidad, independientemente de si son conscientes de esas opciones o si lo hacen a día de hoy.

Las nuevas oportunidades incluyen la capacidad de invertir en generación distribuida, electrodomésticos inteligentes (la domótica) y mejoras en la eficiencia energética. Pero como la gran mayoría de los sistemas eléctricos no tienen precios eficientes y tarifas reguladas ajustadas a la realidad del sector, algunos consumidores se han lanzado a hacer inversiones ineficientes para autoconsumir su propia electricidad, y por tanto están los servicios que proporciona el sistema eléctrico.