5 may. 2017

¿Por qué los políticos prefieren subastas?

En las subastas solo pueden participar grandes empresas que dispongan de una gran liquidez, cosa que acaba facilitando la reproducción de las estructuras oligopolísticas o monopolísticas. En general, la experiencia ha demostrado que las subastas tienden a producir un gran número de perdedores y un muy pequeño número de ganadores, manteniendo la estructura de dominio, en base a grandes empresas, que ha caracterizado al sector de la electricidad en el siglo pasado.



Las subastas son una clara manifestación de la incompetencia política de las castas tecno-burocráticas, que suelen dominar los aparatos del Estado, sobretodo cuando los Parlamentos dejan de ejercer su función política. Y, por tanto, las subastas son una clara barrera al surgimiento y expansión de la democracia energÉTICA.


Solo con la democracia energÉTICA será posible materializar un sistema energético al servicio de la ciudadanía, que no solo garantice el derecho a escoger entre un suministro energético limpio y uno sucio, sino que también garantice a las personas, de forma individual o colectiva, el ejercicio de su derecho a la apropiación social de las tecnologías necesarias para captar, transformar y usar la energía, libre y gratuita, contenida en los flujos biosféricos y litosféricos que tan generosamente nos ofrece nuestro planeta.

Relacionadas;
La última subasta convocada por el Gobierno fue calificada por la Asociación Europea de Energía Eólica como "ejemplo de malas prácticas"
www.energias-renovables.com/panorama/el-ministro-de-energia-anuncia-un

La subasta neutral de Nadal... no tan neutral
www.energias-renovables.com/panorama/la-subasta-neutral-de-nadal--no-2

Las subastas: ¿una declaración de guerra contra la democratización de la energía?
www.energias-renovables.com/panorama/las-subastas--una-declaracion-de-

Anpier exige que un 20% de la potencia renovable subastada sea accesible a los ciudadanos
www.energias-renovables.com/panorama/anpier-exige-que-un-20-de-la-2017