8 oct. 2016

9 datos contundentes para demostrar a tu cuñado que las renovables son baratas

“En 2015 el Sector de las Energías Renovables aportó al Producto Interior Bruto (PIB) 8.256 millones de euros, registró una aportación fiscal neta de 1.090 millones, contribuyó positivamente a mejorar la balanza comercial española en 2.511 millones, invirtió 230 millones en I+D+i, generó ahorros en el mercado eléctrico por valor de 4.180 millones, evitó importaciones energéticas por 2.353 millones, generó ahorros en derechos de emisión por 309 millones y empleó a 75.475 trabajadores.” Así concluye el prólogo del Estudio del Impacto Macroeconómico de las Energías Renovables en España que la semana pasada presentó APPA (Asociación de Productores de Energías Renovables) por octavo año consecutivo.


Pues no hay nada más que decir. Estas cifras, como tantas otras que figuran en las 160 páginas del informe, son definitivas, son incontestables (ya se hubieran encargado algunos de desmentirlas si hubiera la más mínima debilidad), son los suficientemente elocuentes como para callar la boca de tanto “enterado” como hay en este país que repite el eslogan de “las renovables son caras” sin tener en la cabeza una solo dato sobre potencia y producción, una cifra sobre costes o inversiones, o que ignora los impactos ambientales y retornos sociales de cada tecnología.


Como resumen de ese contundente trabajo (tan contundente como silenciado en algunos medios) aquí tienes nueve datos para que también calles la boca a tu cuñado la próxima vez que se haga el importante con tal falacia:
1.- La aportación total del Sector de las Energías Renovables al PIB en 2015 fue de 8.256 millones de euros (un 0,76% del mismo). Sí, las energías convencionales aportan más pero ¿con qué retornos socioeconómicos? Vamos a verlo.

2.- La balanza comercial del Sector volvió a registrar un saldo positivo, por valor de 2.511 millones en 2015. La cifra se debe a que las renovables realizaron exportaciones por valor de 2.783 millones de euros y solo 273 M€ de importaciones. Casi lo mismo que las convencionales. ¿A cuántas decenas de miles de millones de euros asciende la factura del petróleo, gas, carbón y uranio enriquecido que importamos?

3.- El Sector de las Energías Renovables volvió a ser contribuidor fiscal neto a la economía española. La diferencia entre los impuestos pagados y las subvenciones recibidas en el pasado año fue de 1.090, pues las empresas de renovables aportaron 1.097 millones de euros y recibieron solamente 7 millones en subvenciones. Sí, unas cosas son las primas y otra las subvenciones, estos 7 M€ hay que compararlos con los cientos de millones que recibe el carbón o las centrales de gas por no producir.

4.- La inversión de las empresas de renovables en I+D+i alcanzó los 230 millones de euros, que, con un 3,41% del PIB, situó su media de aportación al mismo muy por encima de la media española (1,20%) y europea (2,03%). Quizás será por eso que España se figura como segundo país en porcentaje de patentes renovables sobre el total de patentes. Un sector que mira al futuro y no al siglo XIX como hace el señor Nadal.

5.- El Sector de las Energías Renovables evitó en 2015 la importación de 19.925.281 toneladas equivalentes de petróleo (tep) de combustibles fósiles, con lo que generó un ahorro económico equivalente a 6.866 millones de euros. Y sin embargo algunos siguen pensando que es mucho mejor hacer ricos a los países exportadores de petróleo y gas (sí, esos tan amables casi siempre) que promocionar unas tecnologías que explotan recursos gratuitos que nos ofrece la naturaleza como el sol o el viento.

6.- La producción renovable evitó que se emitieran a la atmósfera 55.141.676 toneladas de CO2 por un importe equivalente de casi 423 millones de euros. La cifra es lo de menos, el problema es que esta sociedad todavía no se ha enterado lo que nos va costar el cambio climático… de lo contrario ya le habríamos puesto al CO2 un precio de varios cientos el kilo que dispararía esa cantidad. El futuro será renovable o no será.

7.- La penetración de las energías renovables en el sistema eléctrico provocó el año pasado un abaratamiento en el coste de adquisición de la energía en el Mercado Diario de OMIE de 4.180 millones de euros, como consecuencia de reducir el precio del MWh en 16,9 euros. Lo puedes comprobar todos los días: hay viento y sol, el precio del mercado baja; no lo hay, sube y mucho.

8.- El Sector de las Energías Renovables alcanzó en términos globales en 2015 un total de 75.475 puestos de trabajo, 383 más con relación al año anterior, aumento (0,5%) que pone fin a tres años consecutivos de pérdida de empleo renovable. Muy lejos, en cualquier caso, de los 142.940 empleos renovables con los que contaba el Sector en 2008. Casi setenta mil empleos destruidos por las políticas retrogradas de Sebastián y los Nadal/Soria. Y un dato: para la misma energía producida las renovables crean cinco veces más empleos.

9.- En el periodo 2005-2015 los ahorros en el pool, por evitar importaciones fósiles y emisiones de CO2, ascendieron a 49.694, 23.733 y 3.823 millones de euros, respectivamente. Las renovables fueron retribuidas con 44.386 millones de euros durante el mismo periodo por la generación de electricidad. Pues va a ser que no son caras, no lo son si “devuelven” más de lo que cuestan…. ¡A ver si vamos a tener que ponernos a analizar los insólitos beneficios de las eléctricas y petroleras!

Pero todo esto no debe importar: para algunos quemar fósiles que contribuyen al cambio climático y que arruinan nuestra balanza comercial es mucho mejor. Sí, solo para sus cuentas de resultados. (Fuente >)