28 may. 2018

Una red 100% renovable no solo es factible, ya es una realidad

El debate actual sobre si es factible tener una red eléctrica que funcione con un 100% de energía renovable en las próximas décadas a menudo pasa por alto un punto clave: muchos países y regiones ya están al 100% o muy cerca de estarlo.

Según datos recogidos por la Administración de Información Energética de EEUU (EIA), hay siete países que ya tienen casi el 100% de energía renovable: Islandia (100%), Paraguay (100%), Costa Rica (99%), Noruega (98.5%), Austria (80%), Brasil (75%) y Dinamarca (69,4%).

Las principales fuentes de energía renovable en estos países son hidroeléctrica, eólica, geotérmica y solar.

Un nuevo estudio internacional, que desmiente muchos mitos sobre la energía renovable, señala que muchas grandes regiones altamente pobladas están “al 100% o más”, incluidas las regiones alemanas Mecklenburg-Vorpommern y Schleswig-Hostein, la isla sur de Nueva Zelanda y la isla danesa de Samsø. En Canadá, tanto Quebec como la Columbia Británica tienen casi el 100% de energía renovable.

El verano pasado, la agencia de noticias china Xinhua informó que “la provincia de Qinghai acaba de operar durante siete días consecutivos enteramente con energía renovable … solo eólica, solar e hidroeléctrica“. Esto fue parte de una prueba realizada por State Grid Corporation del país para mostrar de una manera práctica un futuro post-combustibles fósiles.

Bloomberg New Energy Finance (BNEF) ha proyectado que para 2040, la red alemana tendrá casi un 75% de penetración renovable, México tendrá más del 80% y Brasil e Italia superarán el 95%. A la hora de realizar el pronóstico BNEF no analizó lo que podría suceder teóricamente a mediados de siglo si los países presionaban tanto como lo exige el Acuerdo Climático de París, sino la simple evolución de los negocios energéticos durante las próximas dos décadas.

En los próximos años, las tecnologías emergentes y existentes trabajarán juntas para llevar a cabo una penetración cada vez más profunda de la energía libre de carbono en la red. La única pregunta ya no es “si” es factible sino “cuándo”.