20 mar. 2018

Alemania; "el coste del cierre y desmantelamiento de las centrales nucleares es responsabilidad de cada empresa"

El Instituto Vasco de Competitividad (IVC) presentó en Madrid el pasado 15 de marzo el estudio «Implicaciones del Energiewende en el ámbito eléctrico». El estudio en cuestión -que analiza la política de transición energética emprendida por Alemania a principios de siglo, Energiewende- presenta datos tan interesantes como que; 

(1) el Gobierno alemán tiene previsto seguir subvencionando la energía solar fotovoltaica durante el próximo quinquenio 
ó 
(2) serán las compañías eléctricas propietarias de las centrales nucleares las que costeen su cierre y desmantelamiento (el Gobierno ha programado el cierre total para 2022).


El futuro próximo del parque alemán se presenta razonablemente despejado, según el informe de la Cátedra Orkestra. Todas las nucleares deberán estar paradas el 31 de diciembre de 2022. Desde 2011 y hasta hoy se han desconectado diez reactores (el último de ellos, el pasado mes de enero), y de hoy a 2022 habrán de desenchufarse otros siete (9.444 MW de potencia). Según las leyes alemanas, "el coste del cierre y desmantelamiento de las centrales nucleares -recuerda el estudio- es responsabilidad de cada empresa". Además de la desconexión nuclear -apuntan los autores-, entre 2016 y 2019 está previsto el cierre de más de 2.000 MW de hulla y 1.000 de gas, y existe un "plan de cierre anticipado de centrales de lignito" mediante el paso previo a una reserva de capacidad (2.700 MW) para el período 2016-2023, si bien "el Gobierno no descarta el cierre anticipado de más centrales de lignito".